.

.

¡Shalom amigos!

Este es un sitio creado por cristianos evangélicos, algunos de origen judío y otros no; de distintos países, que nos une el amor por Jesucristo el Mesías -Yashuah Ha Mashiah- e Israel.
Aquí compartimos experiencias, puntos de vista, relatos, curiosidades, historia, política, noticias, preocupaciones, y muchas otras cosas.
¡Bienvenidos!

22 mayo, 2008

Israel, Nación santa



Saluda maHOu desde España

5 comentarios:

maHOu dijo...

SHALOM MARANATA! PODEMOS SENTIR SUS PISADAS!!!ALABANZA AL REY

EOP/Biografías dijo...

¡Bendiciones maHOu!
Gracias por compartir su sensible arte
:D
Daniel

Jaime dijo...

Qué trágico cuando la “santidad” de entenderse según su sentido moral, tal como Dios siempre ha pedido en su ley y a través de los profetas. Los modernos predicadores de baratijas han transformado la santidad de Dios en un sello de exclusividad. Ser santo ahora es pertenecer a una élite particular solo por nacimiento. Nada tan extraño como esto a la mente de los profetas y los apóstoles. Nada tan extraño como esto a la esencia del pacto con Abraham.
Santidad no es un estado que mata a inocentes, destruye escuelas, despide injustamente de los empleos, desplaza forzosamente, construye gigantescos muros para encerrar ciudades enteras en grandes campos de concentración. Santidad no es apoyar un estado totalitario y antidemocrático que no acepta la diferencia racial y religiosa. Santidad no es invertir en la proliferación de armas nucleares. Santidad no es derribar miles de árboles y cortar las fuentes de aguas de humildes campesinos. No es cerrar colegios y universidades. No, la verdadera santidad es la que pide Dios: amar al enemigo. Quien carezca de esto no es santo. No solo no recoge sino que está desparramando.
Cuando la “santidad” de entenderse según su sentido moral, se puede aprobar como bueno lo más malo y lo más bajo. Los apóstoles llamaron a aquellos que cambiaron la santidad y mataron al Santo, sinagoga de Satanás: “Y al ángel de la iglesia en Esmirna escribe: EL primero y el postrero, quien fue muerto y ha venido a la vida: “Conozco tu tribulación y tu pobreza (pero eres rico), y la blasfemia de lo que dicen ser judíos y no lo son, sino que son sinagoga de Satanás”.

Jaime dijo...

Hola, en la nota anterior quise decir: "Qué trágico cuando la “santidad” DEJA de entenderse según su sentido moral".

Anónimo dijo...

estaba leyendo lo que escribió jaime hace 3 años. app... me llamo la atencion lo que dice, y bueno decirle a el tambien, o mejor dicho añadir a su párrafo, que la palabra "santo" o santidad" significa, "apartado", esto es!.. apartado del mal, apartado de las cosas que nos hacen caer como cristiano, y como lo conseguimos, pues a travez de la oracion, orando pidiendole directamente al Señor de nuestras vidas, que nos ayude para llevar una vida correcta delante de sus ojos....