29 septiembre, 2007

Analogía entre José -Príncipe de Egipto- y Yashuah, el Mesías

Como mesiánico, no puedo dejar de pensar en Israel, sobre todo en estos tiempos que corren, los que en mi opinión anteceden a un desenlace simultáneamente terrible y maravilloso.
Terrible, por cuanto se preanuncia lo que la Biblia describe como “la Gran Tribulación”; y maravilloso, porque la Iglesia de Jesucristo será arrebatada, y Yashuah, el Mesías de Israel, está pronto a ser revelado.

Los judíos no mesiánicos no pueden aceptar la idea de que el Jesús nacido en Belén hace algo más de dos milenios, se corresponda con la identidad del Meshiah esperado.
Mas ¿Hasta cuando ha de ser así?

John Hagee, en su libro “Cuenta regresiva a Jerusalén” traza un fascinante paralelismo entre las vidas de José y Jesús. Desde el estudio de la figura mesiánica de José, aporta algunas claves para entender algunos misterios sobre la cuestión.

Paralelos entre José y Jesús (*)

Los nombres de José y Jesús provienen de la misma raíz hebrea.
José era el hijo favorito de su padre. Jesús era el único y adorado hijo de su Padre
José tenía un saco de muchos colores, que representaba la realeza. Jesús tenía un saco de tanto valor que los soldados romanos se peleaban por él a los pies de la cruz, donde estaba colgado el ‘Rey de los Judíos”
José fue enviado a llevarle alimento a sus hermanos en el campo. Jesús fue enviado por su Padre a la tierra como el pan de vida, como agua viva, como leche para infantes espirituales y carne para hombres maduros.
José fue rechazado por sus hermanos y vendido a los madianitas, quienes lo llevaron a Egipto. Jesús “vino a los suyos, pero los suyos no lo recibieron”, y fue vendido por Judas por treinta monedas de plata.
José fue acusado falsamente de violación por la esposa de Potifar y enviado a prisión. Jesucristo fue acusado falsamente por los fariseos como un demoníaco, un borracho, y un hereje. Por esto fue ejecutado por Roma y entró en la prisión de la muerte.
José salió de la prisión y en forma instantánea se convirtió en el Primer Ministro de Egipto, sentándose a la derecha del hombre más poderoso de la tierra, el Faraón. Jesús salió de la prisión de la muerte y de forma instantánea subió al cielo sentándose a la derecha de Dios el Padre, la más poderosa fuerza del universo. ´

El hambre y la desnutrición llevaron a los hermanos de José a Egipto para ver al hermano que rechazaron y no sabían. José estaba vestido como un egipcio, habló como un egipcio y estaba casado con una esposa gentil, con dos hijos, Manases y Efraín.
La mujer de José representa la Iglesia gentil (goym), y sus dos hijos, sus hijos espirituales. Debe ser recordado que Manases y Efraín recibieron la herencia de lleno con la nación Israel.
Recuerda que José no se reveló a sus hermanos hasta que los gentiles habían salido de la habitación. Esto, para mí – dice John Hagee – significa que Cristo no se revelará a los judíos hasta el rapto cuando la Iglesia sea removida de la tierra.


Luego, Hagee continúa con otro misterio que vincula las vidas de José y Jesús.

Los hermanos de José vinieron a Egipto tres veces en busca de alimento, antes que José se revelara a ellos como su hermano de cuerpo y sangre. El pueblo judío ha entrado a la Tierra prometida de Israel (Eretz Israel) por tercera vez.
La primera vez fue con Josué, la segunda con Nehemías para reconstruir el muro, y la tercera vez fue el 14 de mayo de 1948, cuando la nación de Israel renació, siendo el milagro profético más grande de todos los tiempos.
Fue la tercera vez que la revelación de la identidad real de José fue dada a conocer a sus hermanos. Ahora, el pueblo judío, la familia de Jesucristo, ha entrado a Israel por tercera vez. Su identidad será dada a conocer en un futuro cercano.

¿Qué hicieron los hermanos de José cuando vieron la circuncisión de José (la cual los egipcios no tenían) y reconocieron que sin duda alguna, que José era carne de su carne y hueso de sus huesos?
Cayeron sobre sus hombros y lloraron tan fuerte que se les escuchó a través de todo el palacio. Lloraron sin consolación.
¿Qué dice el profeta Zacarías que sucederá cuando el pueblo judío en un futuro cercano reconozca que Jesús es realmente su José?
Escuche la descripción de Zacarías:
“Derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalem, Espíritu de Gracia y de Oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como se aflige por el primogénito” - Zacarías 12:10

Se avecinan momentos extremadamente críticos para mi amado Estado de Israel, como nunca antes han ocurrido. Tiempos de jaque mate.
Que Dios ilumine a los líderes de la nación hebrea en cada decisión que han de tomar, sabiendo que ‘No se dormirá el que guarda a Israel”

¡Bendiciones! ¡Shalom!

(*) Hagee, John. Cuenta regresiva a Jerusalén”

4 comentarios:

Josel dijo...

Impresionante!! cuánto me llena de asombro del cómo Dios es fiel a su palabra y sus deseos.

shalom

Esforzador de la Ley dijo...

Mas alla de israel podemos llegar solo atraves de jesus Dios bendiga a israel la casa fuerte de mis hermano URA por israel yo amo a israel,pueblo de mis hermanos,y mi casa es tu hogar La ley viene de SION Y LA PALABRA DE JERUSALEM escritura de mi padre.

lorna martinez dijo...

no tengo palabras. las lagrimas que caen de mis ojos dicen todo. shalom a todos desde Chile.

Wilfredo Meleán dijo...

QUE EL SEÑOR DERRAME SU GLORIA SOBRE ESTE PAÍS ,QUE AUNQUE NO CONOZCO,DIOS NOS ORDENA ORAR POR ISRAEL.DIOS LOS BENDIGA.