.

.

¡Shalom amigos!

Este es un sitio creado por cristianos evangélicos, algunos de origen judío y otros no; de distintos países, que nos une el amor por Jesucristo el Mesías -Yashuah Ha Mashiah- e Israel.
Aquí compartimos experiencias, puntos de vista, relatos, curiosidades, historia, política, noticias, preocupaciones, y muchas otras cosas.
¡Bienvenidos!

12 septiembre, 2007

Cristiano y Judìo


Los pecados de todos los hombres hicieron necesaria la crucifixión de Cristo, vuestros pecados y mis pecados

En tanto que el cristianismo es de origen humano, es tambièn, de origen judío. Para todo el que quiera ser cristiano es muy importante no olvidar esto jamás.Todo lo que era humano en Cristo, era judío, a no ser que excluyamos a Ruth, la moabita, una de sus antepasadas, bisabuela del rey David. Los apóstoles eran judíos. Los primeros cristianos y los primeros mártires fueron en su mayoría judíos. Sí, tan judío era el cristianismo incipiente, que durante mucho tiempo se discutió muy seriamente el problema de si un no judío no debería hacerse primero judío para abrazar el cristianismo.Los judíos eran realmente el «pueblo elegido» de Dios, elegido para una misión doble. Eran ellos los que tenían que mantener viva la idea del Dios único; un pueblo pequeño, rodeado de vecinos poderosos, que creían en los numerosos dioses de la naturaleza, en Isis, Toth, Anubis y Ammon-Ra, en Marduc y Nergal, en Baal y Astarot, en Zeus y Afrodita, en Marte, Mercurio y en la Diana de los múltiples pechos de Efeso. Los judíos se aferraron a su Dios con obstinación y perseverancia, y cuando estaban en peligro de sucumbir a la tentación permanente, aparecía uno de sus poderosos profetas y los conducía de nuevo al camino de la fidelidad. La segunda parte de su misión era que de sus filas nacería el Mesías, el «Ungido» (en griego: Christos), el Redentor. Pero en el transcurso de los años la figura del Redentor del mundo, «que procedía de toda la eternidad», anunciado constantemente por los profetas, se había transformado en la idea de un liberador de la nación judía. Siendo prisioneros de babilonios, asirios, persas y romanos, los judíos esperaban anhelantes la llegada del Mesías como rey de su nación. Para muchos debió de ser una decepción muy grande el que Jesús rechazara en más de una ocasión la corona real. Pero la mayor enemistad la encontró entre los rabís farisaicos, para los que la letra de la ley lo era todo, y entre la corrompida camarilla de los saduceos (introducida por los romanos), que temían que se acabaría su poder si llegaba a gobernar el «nazareno». Es cierto que el consejo supremo, compuesto por fariseos y saduceos, fue quien dictó la sentencia de muerte, también es cierto que presionaron por todos los medios para que el gobernador romano confirmase esta sentencia y permitiera su ejecución, casi obligándole. Es cierto también, finalmente, que la muchedumbre presente en el proceso aceptó la responsabilidad de la sentencia: «Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos». Pero esta muchedumbre estaba formada por unas dos mil personas -suponiendo que fueran tantas- y en aquella época había por lo menos medio millón y hasta posiblemente un millón de peregrinos judíos en Jerusalén y sus alrededores, que no supieron absolutamente nada de este proceso. No se puede hacer responsable al pueblo judío en su totalidad por aquel horror, como se ha venido haciendo muchas veces. Ser antisemita como cristiano no sólo es monstruoso, sino que es una paradoja: pues espiritualmente, como cristianos, somos ... semitas. Y como cristianos deberíamos saber que los pecados de todos los hombres hicieron necesaria la crucifixión de Cristo, vuestros pecados y mis pecados, y que por eso, si queremos plantearnos la cuestión de la culpabilidad, deberíamos empezar por nosotros mismos.


Autor: Louis de Wohl Fuente: Conoze.com

2 comentarios:

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Amén.

Gracias a la semilla de Sem -de donde provienen los pueblos semitas y el judío- hemos obtenido la bendición del Eterno para ser sus hijos y dejar de ser bastardos (no reconocidos) por el precio que pagó Yeshúa por nosotros.

Nuestros hermanos de Israel y nosotros ahora somos HERMANOS ESPIRITUALES que adoramos al Gran Padre y compartimos la participación de Nuestro Hermano Mayor para comer el banquete que Dios ha dispuesto para sus hijos después de este sistema corrupto.

Que Dios nos de las fuerzas para seguir firmes en la batalla y alcanzar la recompensa deseada.

Bendiciones desd Ecuador.

Carlos Julio

Orlando Inagas dijo...

Daniel (Carrica)!
En el post anterior mencionaba a Cristo como judío, y que bueno que este post desarrolle por completo ese concepto.
Bendiciones